RSS

Archivos Mensuales: mayo 2012

SOMOS ASÍ. Unidos para cambiar el mundo

Queremos, desde la pequeña aportación que podamos hacer, dar difusión a una campaña que nos parece interesante. Dar visibilidad a la multitud de voluntarios que hay en nuestro país, que apoyan diversos proyectos y ONGs. Con un mensaje de esperanza: “Se puede dar la vuelta a las cosas” y en ocasiones además de necesario se hace imprescindible darle la vuelta.

SOMOS, una iniciativa que agrupa un gran número de ONG con la finalidad de fomentar la solidaridad en la sociedad en la que vivimos, y para reconocer lo que todos los colaboradores de las ONG hacemos cada día.

SOMOS es un homenaje al colaborador actual, y una invitación a nuevas personas para que se sumen al sueño de cambiar el mundo.

La unión hace la fuerza, y de momento, ya SOMOS más de 3 millones de personas dispuestas a cambiar el mundo

El 8 de junio es el día en que desde SOMOS queremos agradecer toda la implicación y el apoyo que reciben las ONG por parte de sus socios y colaboradores. Pero este día, también debe convertirse en un movimiento solidario masivo.

Ya que SOMOS ASÍ, y sabemos que todo el mundo puede sentir lo mismo, proponemos un reto común:

El 8 de Junio sal a la calle con algo al revés. Demostremos entre todos que podemos darle la vuelta a las cosas y vivir en un mundo mejor.

Que se note la presencia de más de 3 millones de personas solidarias, y que este movimiento de entusiasmo y felicidad pueda contagiar al resto de la sociedad a hacer lo mismo.

Para más información:

SOMOS ASÍ – Unidos para cambiar el mundo.

 
2 comentarios

Publicado por en 27/05/2012 en Apuntes

 

Molly, historia sobre los centros de menores en Cataluña

“El hermetismo en los centros de menores es la cultura del miedo a la rectificación”

Por Felipe Villa, Barcelona.

Decir que el periodismo ha muerto es como afirmar que ya no existen las historias. Alguien necesita contarlas,  especialmente cuando hay intereses creados para que así no sea. Algo como lo que ocurrió con el caso que investigaron los periodistas Jesús Martínez Fernández y Gustavo Franco Cruz, publicado el 2010 en un apasionante relato de 250 páginas con el título de Molly, historia sobre los centros de menores en Cataluña (Ediciones Carena, 2010).

De la lectura podría interpretarse que la DGAIA, el organismo que gestiona la protección de la infancia en Cataluña, actuó mal devolviéndole la niña a la madre porque da la sensación de que la protagonista realmente la maltrató. ¿Creéis que la DGAIA se dejó presionar por los medios de comunicación, que en aquel momento la pusieron de alguna manera contra las cuerdas?

Gustavo: De ninguna manera. El caso se publicó sólo después de dictarse la sentencia en contra de la DGAIA. Por lo cual no se puede culpar de ninguna manera a los periodistas. Hubo errores en las supuestas medidas de protección que fueron evidenciados por un tribunal conformado por tres jueces en segunda instancia. Además, si hubo maltrato o no, debe verificarse mediante pruebas y hechos, y no por la sensación que deja el carácter de una persona.

¿Cuál es el problema principal en la retirada de la tutela de menores por parte de los servicios sociales?

Jesús: Por lo que hemos podido observar, constatado en numerosas charlas con profesionales, se sigue un protocolo de actuación estricto, pero que peca de administrativo. Es decir, no se tiene en cuenta el entorno, las circunstancias, el contexto, y mucho menos los sentimientos, que no caben en este proceso. El sistema está viciado, y se alimenta este remolino en el que primero se dispara y luego se pregunta. Estas prácticas son fruto de la subcontratación. La administración delega en una empresa, eso sí, se escudan en que se cumplen los requisitos, que a su vez subcontrata, que a su vez… Al final, nadie sabe exactamente quién se hacer cargo del menor, y el menor pierde al tutor referente, que le cambian cada cuatro meses como poco.

¿Por qué pensáis que la DGAIA tiene tanto interés en no dar a conocer sus instalaciones? Por lo que se dice en el libro, todo son negativas para que entren los periodistas.

Gustavo: Por un lado está la protección a la intimidad de los menores, que compartimos plenamente, porque las noticias publicadas con nombres y apellidos pueden marcar a una persona de por vida. Lo mismo ocurre en las escuelas públicas, los hospitales y todo tipo de servicios donde se desenvuelve una parte de la vida íntima de los ciudadanos. Hasta ahí, es perfectamente comprensible. Lo que es difícil de entender, es que el acceso a la información de interés público sea vetado. Es como sin un periodista no pudiera entrar a un hospital para hacer un reportaje sobre la higiene de sus instalaciones. Hay un temor en que se descubran las fisuras del sistema de protección de menores y que por su conocimiento se conviertan en grietas profundas. Hay una cultura del miedo al error, a la rectificación y al escándalo, del que también forman parte los medios.

¿Cuáles fueron los factores o presiones que les llevaron a colocar seudónimos a las fuentes de vuestro libro?

Jesús: Hasta cinco abogados y un juez de menores nos recomendaron cambiar los nombres y convertir las fuentes en personajes de ficción. Los abogados cobraron por la recomendación, todo queda dicho. “Desubicar a la protagonista, temporal y geográficamente”, acordaron todos con una misma voz. Esto lo hicimos porque realmente, cualquier persona puede salvaguardar su imagen, amparándose en el derecho al honor. Podríamos haber publicado el trabajo tal cual, sólo protegiendo a la menor, como en un principio habíamos planteado en nuestras tertulias de trabajo. Y creo que habríamos ganado un posible juicio, porque lo que hicimos fue motivados por un interés social general con el que poder evitar en un futuro la mala praxis en los servicios públicos. Lo que nos convenció de cambiar los nombres fue el hecho de no poder afrontar económicamente ni siquiera los prolegómenos de un caso abierto en los tribunales. Puesto que trabajamos sin el colchón de un gabinete de letrados, como hacen los periódicos de gran tirada, y cobramos por pieza publicada en este mercado de la prensa tan precario, habría sido nuestra ruina. Es lo que dicen los gitanos: “Tengas pleitos y los ganes”.

Sobre la obra

“Si Michael Jackson hubiera sido pobre, ¿dónde habrían ido a parar sus hijos?”, dice el prólogo de Molly. Esta obra es el resultado del seguimiento durante un año del particular caso de una mujer inmigrante, con el seudónimo del mismo título del libro, a quien los servicios sociales de la Generalitat de Catalunya retiraron la custodia de su hija cuando tenía un año de edad. La mujer recurrió y ganó en los tribunales la demanda para recuperar a la niña.

El libro cuenta el desenlace de esta historia, pero también intenta seguir la pista de los servicios sociales que deciden el destino de los menores en riesgo de exclusión social. Los periodistas se adentraron en los equipamientos destinados a su protección y en las dificultades para acceder a la información en manos de las instituciones. Según sus autores, la obra está escrita en formato de novela con las técnicas del Nuevo Periodismo.

Sobre los autores:

Jesús Martínez Fernández (Barcelona, 1975), salido de la redacción de la revista local L’Informatiu de Sants, Hostafrancs i la Bordeta, ha ganado numerosos premios de periodismo. Siempre con historias humanas de quienes nunca acaparan las portadas de los medios, de los excluidos y los marginados. Profesor de reporterismo en el posgrado Periodismo local, social  y comarcal de la Universitat Autònoma de Barcelona, trabaja como freelance en diferentes medios de comunicación.

Gustavo Franco (Cartagena de Indias, 1979) es un reportero formado en los talleres de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano de Gabriel García Márquez. Ha escrito para El País y actualmente en el diario Público, en el que colabora con asiduidad desde que apareció esta cabecera hace tres años. Ha sido uno de los primeros periodistas occidentales en dar testimonio de las fosas comunes en la región de Cachemira. Además es secretario de Medios de la Inmigración en el Sindicat de Periodistes de Catalunya.

Os dejamos aquí uno de los capítulos del libro.

Molly 1er capítulo

Podéis adquirir el libro en este enlace.

 
1 comentario

Publicado por en 24/05/2012 en General

 

Etiquetas: , ,

El circo Social: Aunando Circo y Educación Social

“Ayúdame a no caer” de Carles Calero. Foto premiada por el CEESC 2011

A principios de los años 80 del siglo pasado y alrededor de la idea del Nuevo Circo o Circo Contemporáneo inician procesos paralelos en diferentes lugares del mundo como Bélgica, Cataluña o Canadá donde el circo se convierte en una herramienta educativa para el empoderamiento de personas y comunidades en situaciones de desigualdad social. Experiencias como las de la Ecole du Cirque de Bruselas, el Ateneu Popular 9 Barris o la de Cirque du Monde de Cirque du Soleil son claros ejemplos. Este último ha desarrollado proyectos de circo social en diferentes lugares del mundo y los dos primeros forman parte de “Caravan” Red Europea en Formación y Circo Social.

El Circo Social es un proceso de enseñanza-aprendizaje de técnicas circenses que tiene como finalidad la inclusión de personas en situación de riesgo social y el desarrollo de su comunidad. En una propuesta pedagógica de este tipo se consigue estimular la creatividad y promover las aptitudes sociales de los participantes. Estos pueden mejorar y desarrollar sus facultades relativas a la cooperación, la solidaridad, el esfuerzo, la superación, la comunicación, la autoestima y la participación a partir del aprendizaje de técnicas como el trapecio, la acrobacia, las malabares, los equilibrios y su posterior muestra.

El circo ha significado una posibilidad para personas en situación de exclusión social, ya que han encontrado una plataforma más allá de las barreras conocidas, han podido elevar su autoestima, mostrar la proyección de ellos mismos, y han conseguido mover y remodelar las jerarquías sociales que se forman en las mentes de sus iguales, de sus profesores o educadores, de sus familiares e incluso de la comunidad más cercana.

Juan Pablo Bonetti (2009) plantea diferentes ámbitos de trabajo en relación con la propuesta pedagógica en circo o en otras disciplinas artísticas:

  • El Cuerpo y el juego como soporte metodológico y pedagógico.
  • La experiencia como forma de adquirir conocimiento, un conocimiento tan importante como el académico.
  • La Muestra del producto circo (actuación) como argumento cargado de simbolismo, dado que permite al participante salir del espacio cotidiano (el barrio y las miradas) para ocupar otro distinto (el escenario).
  • En cuanto al ambiente comunitario y social, visualizamos que el aprendizaje de técnicas circenses y la creación de un espectáculo o de una muestra permite que los participantes ocupen un lugar (el escenario) diferente de lo cotidiano. Esto habilita una mirada diferente de los miembros de la comunidad, del adulto, o del barrio, hacia él o ella. Por otro lado, tenemos la actuación donde el participante recibe el aplauso, despierta “admiración”, ocupa diferentes lugares de la ciudad promoviendo la mejora de la autoestima y el vínculo con otras realidades.

La propuesta de circo tiene un alcance sociocultural y educativo trascendente y, al promover la participación de sus alumnos (niños, adolescentes, jóvenes, …) potenciando su inclusión, adquiere una profunda dimensión política. Se generan espacios de convivencia social interrelacionando los diferentes elementos, proyectos, entidades y agentes de la comunidad.

A través del circo el alumno se toma lugar como actor protagonista modificando su autopercepción y poniendo en positivo la relación que establece con la comunidad.

Antonio Alcántara Alcántara

Educador Social
@Antalcantara
http://educaciotransformadora.wordpress.com/
 
Deja un comentario

Publicado por en 20/05/2012 en General

 

Etiquetas: , , ,

Pesimismo y utopía

Antes de nada mirar la imagen de arriba y despues de leer el artículo me respondeis. 🙂

Hace ya una semana desde que se acabó el VI Congreso de Educación Social, con las conclusiones  y declaración de Valencia y los distintos sentimientos y vivencias que muchos de los compañeros han plasmado por las redes sociales, también hemos visto como, poco a poco la presencia de esta profesión se va haciendo un hueco entre la gran cantidad de contenidos digitales que existen en la red.

Quisiera hacer mención a algunas de las entradas de blog que he podido leer, seguro que hay muchos otros sobre los sentimientos #postcongreso que merecen la pena mencionar, pido perdón a todos los que no estén aquí y ayuda para incorporarlos.Añadió también algunos recursos sobre su seguimiento Twitter y Delicious.

Utopía y Visibilidad son con las palabras más significativas que yo extraería de este congreso

Visibilidad porque la mayoría de las veces no se nos hace visible por parte de la administración, por parte de los profesionales con los que se trabaja o incluso directamente somos nosotros mismos los que no nos hacemos visibles en nuestra labor. Quien no ha escuchado cuando le dices a alguien la profesión: ¿Educa qué? O bien ¡Esa carrera (o profesión) la hace cualquiera!

Por tanto, todo lo que podamos hacer para que el trabajo y la profesión de Educación Social se haga más visible por la sociedad, irá en nuestro favor. Debemos hacernos más visibles, con todos los medios a nuestro alcance y las redes sociales e Internet son una plataforma perfecta para esto. No sólo difundiendo el trabajo que se realiza sino también buscando y abarcando nuevos ámbitos educativos para la profesión. También a través de la docencia e investigación y la publicación de trabajos y experiencias. Todo esto deberá contribuir a hacer que la profesión del Educador/a Social sea más visible y tenga más prestigio.

Utopía que debe ser una condición inherente a nuestra profesión, en cuanto a su significado de crítica y de búsqueda de un mundo o sociedad ideal o mejor al existente. Teniendo claro que la utopía se refiere al mundo idealizado, debemos hablar de optimismo para poder llegar a esa utopía, a esa isla que describía Tomás Moro en su obra del siglo XVI Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia donde sus habitantes habían logrado el Estado perfecto. Lamentablemente parece que nos vemos inmersos a todo  lo contrario a esta utopía, lo que se denomina Distopía, donde la sociedad camina en términos perversamente opuestos al ideal utópico. (UtopíaDistopía en la wikipedia )

Hace unos días leia un artículo de Charo Nogueira Pandemia de pesimismo que me hizo reflexionar sobre la situación social que atravesamos y el Congreso de Educación Social en Valencia. El pesimismo reinante no puede ganar la batalla a la Utopía, no podemos desfallecer en nuestro cometido y debemos luchar por conseguir lo inalcanzable. Todas las noticias negativas, todos los recortes de los derechos y prestaciones,  todo “lo que está cayendo”, debemos utilizarlo para ir haciendo una sociedad más crítica e informada, no podemos caer en el pesimismo sistemático al que los medios de comunicación nos están llevando. Coincido plenamente con Javier Paniagua cuando dice que debemos desterrar el fatalismo reinante y abrir una ventana a la utopía. El Congreso ha servido para profundizar sobre muchas cuestiones de la profesión, algunas todavía por mejorar y elaborar, pero lo que es seguro es que con lamentaciones y pesimismo no seguiremos avanzando en el camino que hay para nuestra profesión, que es mucho. A pesar que la vorágine capitalista convierta en mercancía cualquier atisbo de idealismo y movimiento ciudadano (Como nos dice Sera Sánchez en su entrada Never Hide), debemos ser optimistas, echando la vista a nuestro alrededor y comprobando como en los países árabes han triunfado movimientos similares nacidos desde las redes sociales.

Por último una frase que se ha repetido tambien en algunas entradas y comentarios de Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía?, para eso, sirve para caminar.”

¿Y tú como ves el vaso de arriba? ¿Medio vacío? o ¿Medio lleno?

 
4 comentarios

Publicado por en 14/05/2012 en Apuntes

 

Etiquetas: , , , ,